JUAN VERDEJO HA ESCRITO AL “PROFE JUAN”

Hola Juan, te escribo para asegurarte que has sido un referente en la vida de muchísimos alumnos. Yo llegué al colegio en 4° de la ESO y pude constatar que en él había 2 bandos, el de los que habían sido alumnos tuyos y los que hubiesen querido serlo. Jamás presencie conversación alguna en la que se mencionase tu nombre y no salieran muestras de cariño hacia tu persona por parte de la totalidad de los alumnos. Hay algo mágico en ti, conseguiste conquistar tanto a los que les diste clase como a los que no, ningún otro profesor puede decir lo mismo. Para muestra de lo que digo, te voy a mostrar un comentario que alguien ha puesto en el grupo del facebook que se ha creado: «Yo lo único que puedo decir es que a mí nunca me dio clase pero en los cuatro años que estuve en el colegio me mostró siempre un gran cariño y respeto. Juan es un profesional increíble». Fdo: Juan Marín Cobián

Los alumnos te queremos. Lo que nadie te podrá arrebatar es el cariño incondicional de los que te hemos conocido. Probablemente tú no te acuerdes de todos los alumnos que has tenido, que han sido muchos, y menos aún de todos los alumnos que han pasado por el SEK, que han sido muchísimos más, pero te garantizo que ninguno de ellos te ha olvidado. Un buen profesor deja una profunda marca en el alumno y tú has marcado la vida de muchos niños y somos muchísimos los que te queremos y te apreciamos.

Un fuerte abrazo Juan y mucho ánimo!!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AGRADECIMIENTO A NATALIA AGRELO

Querida Natalia: quiero agradecerte la realización de este vídeo que yo sé que está hecho por ti; ya que he sido yo el que te ha enseñado a utilizar este programa de ordenador para realizar trabajos para el «cole». Alguien puede pensar que ha sido tu hermano Jesús el que lo ha hecho o te ha ayudado, pero tienen que pensar que él es quien los puede subir a YouTube o a cualquier red social porque tú eres menor de edad. Esto demuestra que tus padres te están educando correctamente en el uso de las redes sociales,

Repito muchísimas gracias, es precioso y te aseguro que la primera vez que lo vi no pude evitar que se me escaparan las lágrimas, es muy emotivo y resume muy bien mi trabajo y convivencia con vosotros a lo largo del curso. ¡ENHORABUENA!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CARTA DE UNA ALUMNA INOLVIDABLE

Hola profe Juan. La verdad es que no sé muy bien por donde empezar. Llevo bastante tiempo queriendo escribirte y a decir verdad es el primer momento que puedo dedicar con calma a hacer esto bien, desde que salí de vacaciones.

Supongo que habrás recibido miles de mensajes de todo tipo, de alumnos, padres, compañeros… Yo simplemente te escribo para darte las GRACIAS CON MAYÚSCULAS. Gracias porque estoy segura de que si no hubiese recibido la educación que recibí no sería lo que soy, ni estaría donde estoy. Gracias porque NO nos has formado como médicos, ingenieros, maestros… nos has formado como personas, y creo que esos son los valores más importantes que un profesor puede inculcar a un alumno y ahí radica el verdadero poder de la educación. El cariño y respeto que te tenemos todos los que hemos pasado por tu filtro, el filtro del bigotudo (y también muchos que no han tenido esa suerte) avalan tu profesionalidad y tu buen fondo. Cuando pasen los años te darás cuenta de que solamente puedes estar orgulloso de todo lo que has conseguido. Has conseguido  que seamos mejores personas, has conseguido marcarnos a todos, que todos llevemos dentro un trocito de «profe Juan» y lo llevaremos siempre. Con esto te tienes que quedar, y con nada más. Te deseo toda la suerte y todo el éxito del mundo, y sobre todo te deseo que allá donde empieces de cero te valoren por lo menos tanto como te valoro y te admiro yo. Gracias, gracias y más gracias. Te manda un abrazo enorme una pequeña alumna que se acuerda siempre de ti.

Sofía Paredes

Publicado en Noticias | 1 Comentario

¡CUÁNTOS AÑOS PASARON!

Esta es una foto de la primera promoción que tuve en el colegio y que, enmarcada, tengo a día de hoy colgada en mi casa.
     Estábamos entonces en 5º EGB y nos lo pasamos alucinantemente bien; recuerdo que el día que se acabó el curso todo eran lágrimas. También recuerdo que esta promoción, después de celebrar la ceremonia de graduación en el colegio como lo hacen todas en la actualidad (invitándonos a los profesores a la cena); decidieron celebrar una cena solo con su «profe Juan» (recuerdo que la celebramos en el Asador O Fanal, cercano al Parador y que, en aquel momento cenando allí con ellos, me sentí la persona más dichosa e importante del mundo) y allí me regalaron un cuadro con esta foto de la que me siento tan orgulloso y que siempre ha estado conmigo, curso a curso, presente en mis clases. 2226_1069318063028_4586_nPor este motivo, promoción tras promoción, les tenía que explicar a los nuevos alumnos quiénes eran esos otros que me acompañaban en ella.
Muchísimas gracias por estas experiencias tan maravillosas que me habéis hecho vivir. Siempre he dicho que estas cosas de la vida son las que no se pagan ni con todo el oro del mundo. Son esas experiencias que te animan, año tras año, a continuar trabajando en la misma línea y a intentar incluso hacerlas mejor cada día por el bien y el cariño de «esos locos bajitos», como dice Serrat en una de sus maravillosas canciones.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

¿ES ESTO LO QUE QUEREMOS? ¿NO NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO GRAVEMENTE?

El otro día, una muy buena amiga mía (Rogelia), propietaria de un Restaurante Rural en el que se come maravillosamente bien (situado justo enfrente de la Capilla de la Virgen de los Milagros de Amil, a la que yo asisto a misa semanalmente desde hace aproximadamente 15 años), me pasó la siguiente lectura; una vez la hubo arrancado de su revista «Mujer Hoy».

Rogelia es una mujer preocupada, desde siempre, por la educación de sus dos hijas y que posee una cultura adquirida a través de los libros y, sobre todo, a raíz de los «batacazos» que injustamente te da la vida cuando menos te los esperas. La suya es una historia que quizás algún día valga la pena contar, llena de venturas y desventuras; llena de renuncias a la vida que ella deseaba en un entorno diferente al que, sin embargo, se desarrolló la suya. Pero, claro, a veces no tenemos la maravillosa posibilidad de elegir nuestro camino. Ella permaneció fiel a un marido (con carrera universitaria de las que valen la pena) que nunca quiso abandonar a sus padres y durante muchos años regentó el bar que ellos poseían en los Milagros de Amil (Casa Marcial), hoy en día convertido por Rogelia (su marido murió de cáncer) en un Restaurante Rural premiado hace unos días por el Concello de Moraña.

Rogelia es una mujer que sueña con una sociedad diferente, más justa y más razonable en la que sus hijas puedan ser felices, sean lo qué sean, estudien lo qué estudien, tengan lo que tengan…; pero que vivan en una sociedad donde se respete a las personas y los valores que cada una aporte sin tener en cuenta su condición económica,  social o cultural.

QUERIDA ROGELIA: «YO TAMBIÉN QUIERO ESO PARA MIS HIJAS».

Pues bien, creo que la siguiente lectura debería hacernos reflexionar: ¿No deberíamos luchar por cambiar algo?

El rojo de las amapolas, por Susanna Tamaro — Mujerhoy.com —

«La otra tarde estuve echando un ojo a mis abejas. El momento de la  extracción de la miel se acerca y el hipnótico zumbido de las recolectoras, que  regresan cargadas a la colmena, llena todo el aire. Mientras las  observaba, no podía dejar de pensar en esos insecticidas (al fin prohibidos por  la Unión Europea) que tantos agricultores han estado empleando para luchar  contra los parásitos. Se les conoce como neonicotinoides. Estos compuestos  atacan, hasta destruirla, la memoria de las abejas, que, de este modo, como los  ancianos aquejados de alzhéimer, acaban pululando perdidas sin encontrar el  camino a casa. Las abejas, al igual que nosotros mismos, son memoria; sin ella,  no logran sobrevivir. Y, como nos recordó Einstein con dotes proféticas,  sin las abejas nuestra vida sobre la Tierra está condenada a desaparecer en unos  pocos años.

Vivimos en una sociedad obsesionada con el cómo  morir, que, sin embargo, no se pregunta cómo debemos vivir. La  exaltación del individualismo narcisista nos ha convencido de que estamos  rodeados de grandes y bellos paisajes cuando, en verdad, no son más que  trampantojos. Hoy nos encontramos en un callejón sin salida.  Abandonarnos solamente a las veleidades del yo, como nos anima a hacer esta  sociedad cínicamente materialista, es la mejor manera de encontrarnos atrapados  en un mundo lleno de angustia y miedo. La proliferación contagiosa de ataques de  ansiedad es algo que lo confirma. Más allá del consumo, no surgen razones que  den sentido a nuestra vida. Compro y, al comprar, también yo soy  comprado: este es el siniestro motor que mueve a la sociedad contemporánea.  Pero, ¿adónde? Solo hacia el abismo.

Para entender bien en qué  nos hemos convertido, miremos con calma los campos de trigo, ahora que se  acerca la cosecha. El grano está maduro; esta visión, por sí misma,  debería proporcionarnos una sensación de plenitud y felicidad. Pero no: hay algo  en estos campos que chirría. Mucho amarillo, sí, pero solo amarillo. ¿Dónde están las amapolas, las flores de lis o las manzanillas, siempre fieles  compañeras del grano? Lo cierto es que ya no se ven, han caído fulminadas por  los herbicidas selectivos, porque esas flores que nos llenaban de gozo (y que  tantas obras maestras de la pintura universal han inspirado) no eran más que  hierbajos que había que eliminar para optimizar el rendimiento de la  cosecha. Estos campos amarillos y grises hasta la extenuación  reflejan nuestra sociedad mejor que miles de ensayos sociológicos. Esto  es en lo que nos hemos convertido. ¿Y si lo que nos hiciera falta de verdad  fueran las amapolas y las flores de lis? ¿No tendrá nuestra sociedad, hoy más  que nunca, una necesidad imperiosa de regirse por la sencillez y por la belleza? Actualmente, solo vivimos buscando el máximo rendimiento a  todo. Lo que no aporta beneficios inmediatos acaba por ser eliminado. No se  toleran ni la diversidad ni la sencillez. Más allá del consumo  materialista, no encontramos elementos que den significado a la existencia. Pero  no somos solo materia; necesitamos incorporar también la belleza, el asombro, la  humilde capacidad de emocionarnos».

Publicado en Noticias | Deja un comentario

DESPEDIDA DE SOLTERO

El sábado 18 de mayo, me encontraba en casa cortando el césped cuando de pronto mi esposa se dirige hacia mi con el teléfono en la mano diciéndome que me llamaba un ex-alumno. Se trataba de Antón Cruces, invitándome a participar en la despedida de soltero de Juan Carlos Domínguez (ex-alumno también). Le habían preparado en primer lugar un partido de baloncesto, supongo que con la intención de rebajar las cervezas que se tomarían después, ya que este siempre fue el deporte favorito de los que asistirían a la despedida. Me dice que salvo él nadie sabe de mi asistencia, que es una sorpresa para todos los demás. Indudablemente no me puedo negar, dejo de cortar el césped, me preparo y, con el tiempo justo, acudo (entusiasmado por encontrarme con ex-alumnos a los que hace tiempo que no veo) a la cita. El recibimiento fue… increíble… y cómo me lo pasé… todavía más increíble… Tengo que hacer una aclaración: creo que aprovecharon el encuentro para saldar viejas cuentas y abusaron muy mucho de la diferencia de edad; pero aún así me defendí con todos lo recursos disponibles a mi alcance. Eso sí, conseguí meter muchas más canastas que Antón, cosa poco meritoria, pero que alivia un poco la tremenda derrota. A continuación os añado el relato realizado por el ex-alumno periodista Antón Cruces en su blog, cuyo enlace es el siguiente: http://cartasa1985.wordpress.com/2013/05/20/harlem-grove-trotters/ RELATO: Octubre de 1989 El colegio es nuevo.  Apenas nos conocemos desde hace un mes y los grupos ya están formados. Perdurarán así durante mucho tiempo, pero yo eso, en 1989,  aún no lo sé. Una de las tribus del recreo son los que juegan al basket. Es la época de Jordan, de Magic Jonhson y de Malone. Juan Carlos, Collazo. Miguel Ángel y Joaquín se adscriben desde el primer momento a este grupo de deportistas. Yo busco mi hueco entre mis nuevos compañeros. Es la primera vez que juego con ellos al basket y me doy cuenta de que soy el peor jugador de baloncesto de la historia. Con diferencia. Ellos son unas máquinas. Juro no jugar nunca más. Así que me decanto por el fútbol. Soy peor si cabe. El deporte no es lo mío. Poco después aprendo a tocar la guitarra. Mientras tanto el Dream Team hace del partido diario su ritual. Durante la media hora que dura el recreo, el patio del colegio se transforma en el Staples Center y cada uno se mete en su papel. Gritos, deportividad, sudor, piques, faltas, triples…todos los ingredientes de una gran final. El profesor Don Juan y su bigote se dejan caer de vez en cuando por la pista para ofrecer algo de motivación.  -¡Collazo eres un paquete! Cinco años de convivencia y cientos de recreos dan para muchas pachangas. Y para estrechar lazos. Lazos casi indestructibles.  24 años después Han pasado 24 años desde aquellos partidos. La vida nos ha llevado a cada uno por diferentes caminos, pero seguimos buscando tiempo para vernos de vez en cuando. El basket ya no es lo que era, dice Juan. Nosotros tampoco. Hace unos meses nuestro Jordan particular anunció que se casaba. Si por mí fuera me lo hubiese llevado a Los Ángeles una semana entera a ver partidos de Los Lakers al lado de Jack Nicholson, pero la cosa está como está. Así que le organizamos una pachanga sorpresa con los mismos protagonistas de 1989. No da crédito. Juego con ellos por primera vez desde aquella lejana mañana de octubre. He tomado muchas decisiones equivocadas en mi vida. Dejar de jugar al baloncesto no está entre ellas. Sigo apestando. Juro no volver a practicar este deporte por segunda vez en un cuarto de siglo, pero ya es tarde. Aunque más mayores, el que tuvo retuvo. Como nunca tuve…sigo sin tenerlo. Además me tuerzo un dedo y aún me duele. Ahí están…como siempre…Miguel, Collazo y Juan Carlos. Jugando al baloncesto. Así es como les recordamos la mayoría. Juan Carlos y yo contra los otros dos. Jugamos tres partidos a 21 puntos. Perdemos los tres. Evidentemente por mi culpa. Anoto seis puntos, los mismos que unas horas después consigue El Sueño de Morfeo en Eurovisión, o sea una debacle. El que se casa en julio sigue sin creérselo. Está feliz, pero aún tengo un as en la manga para sorprender a mi colega. A lo lejos veo que la guinda del pastel acaba de llegar. Le hago un gesto a Miguel para que me pase el balón mientras le señalo con la cabeza hacia la dirección por la que se acerca nuestro hombre misterioso. Él se percata de la situación y me mira con complicidad. El Jordan de O Grove no se da cuenta de nada. Va a flipar. Miguel y yo no jugamos en el mismo equipo, pero me pasa la bola. El homenajeado no entiende nada. Yo sonrío y lanzo la pelota…Juan la sigue con la mirada. Dos manos fuertes ponen freno a la trayectoria. Ahí está Don Juan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si esto fuese una telecomedia norteamericana en este momento se escucharían aplausos y gritos de admiración. La estrella invitada. A pesar de todo ha sacado tiempo para juntarse con cuatro tipos de la primera promoción del colegio y recordar viejos tiempos. Hay abrazos y palmaditas en la espaldas, pero sobre todo… hay partido. Vuelven los piques y los triples. Los vaciles y los abrazos. Los tapones y las faltas. Como siempre. Don Juan sigue manteniendo intacto el espíritu competitivo. Me alegro, pero ya me da igual. Estoy cansado, tengo hambre y echo de menos a Antonio el cocinero con los bocatas. Ahora me vendría muy bien uno. Un grito me saca de 1989 y me trae de vuelta a 2013.  -¡Collazo eres un paquete! Hay cosas que no cambian nunca. No esperaremos 25 años para echar otra pachanga. Somos los Harlem Grove Trotters.

Publicado en Noticias | 1 Comentario

ANÉCDOTA DE UN EX-ALUMNO

DSCN0065.jpgPREPARADAMe gustaría compartir algo con todos vosotros: no he tenido el placer de ser alumno directo de Juan, aunque me consta que es un gran profesor; pero si he convivido con él en el colegio a lo largo de mi etapa en el sek y siempre ha tenido un trato espectacular conmigo… En concreto quería compartir una experiencia que, aunque parezca algo insignificante para algunos, para mi es una anécdota muy bonita… Resulta que en 1º bachiller se iba a jugar un partido homenaje de fútbol sala entre una selección de chicos del sek contra el Rías Baixas de la División de Honor. La cuestión era la siguiente: se le daba prioridad a los alumnos que llevaban más tiempo en el colegio; yo lo tenía asumido, pero de alguna manera cuando me cruzaba con Juan por los pasillos le miraba a ver si me decía:» Venga, Ignacio, puedes jugar «… pero ese deseo se hacia de rogar… Llegó el final de la jornada escolar precedente al día del partido, yo estaba triste y en el autobús… Cuando empezó a salir del centro el autobús, me dije: «Ya está… no voy a jugar» en ese momento… se paró el autobús, se abrieron las puertas, y el profe Juan subió, gritó mi nombre y con energía me dijo:» Ignacio, tráete la ropa de deporte mañana!!!» Yo me sentí espectacular… fue gracias a él, así lo creo… me demostró ternura, empatía, y sé que lo hizo porque es buena persona e intuía que me haría muchísima ilusión. Él no lo sabe pero nunca me olvidé de ese gesto, y ya han pasado 12 años y no lo olvido…
Juan, un fuerte abrazo…  IGNACIO CASTELLANOS
Publicado en Noticias | Deja un comentario