LA FORMACIÓN DE NUESTROS ALUMNOS E HIJOS

¿Cómo se debe enfocar la labor educativa de nuestros alumnos e hijos durante la jornada lectiva? ¿Nos importan más los conocimientos que interioricen nuestros hijos o la adquisición de ciertos valores personales, de un sistema de trabajo propio y eficaz, de estrategias de aprendizaje, de la ilusión y satisfacción por hacer las cosas bien…; que le conduzcan a la consecución de autonomía personal, del desarrollo de su propia personalidad y al gran logro de ser capaces de aprender por sí mismos? ¿Qué tiempo diario, del horario lectivo de un alumno, dedicamos a la educación de la responsabilidad, del orden, de la organización, del razonamiento, de la reflexión, del trabajo colaborativo, de la importancia que tiene aprender a compartir, del trabajar con ilusión, de la satisfacción del trabajo bien hecho, de la creación de estrategias que les ayuden a solucionar las diferentes situaciones que se le presentan en su vida diaria (tengan relación o no con las asignaturas)…?

¿Qué buscamos en la educación de nuestros hijos: unas notas fantásticas y magníficas de las que podamos presumir ante los demás o la preparación personal necesaria para que sea capaz de superar con eficacia los retos que día a día se le presentan en esta sociedad cada vez más exigente (tanto dentro como fuera del colegio)?

Esta entrada fue publicada en INQUIETUDES EDUCATIVAS. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s